Nuestros sitios
Compartir

Sexo y Erotismo

Sexualidad: Shibari, amarres perros

Por: Arturo Flores 17 Sep 2020
La disciplina nipona tiene un origen relacionado con los samura?is y la guerra, pero hoy se relaciona inevitablemente con el […]
Sexualidad: Shibari, amarres perros

La disciplina nipona tiene un origen relacionado con los samura?is y la guerra, pero hoy se relaciona inevitablemente con el erotismo. En pleno 2020 hay quienes se escandalizan con su pra?ctica.

“No creo en el romance, mis gustos son muy singulares. No los entenderi?as”, le dice Christian a Anastasia, en la adaptacio?n fi?lmica del best seller Cincuenta Sombras de Grey.

Las aficiones a las que el multimillonario se refiere, como descubrira? la inocente universitaria, incluyen el BDSM, la dominacio?n, los azotes y por supuesto, los amarres ero?ticos.

Si bien no son pocos los que comparten su gusto por este tipo de conductas, es inmenso el morbo que generan. Prueba de ello es que en 2015, el libro de E. L. James habi?a superado el millo?n de descargas, convirtie?ndose en el eBook ma?s descargado de la historia.

El 13 de febrero de ese mismo an?o se registro? su estreno en pantalla grande y la preventa fue tan exitosa, que antes de la fecha de su lanzamiento, ya se habi?an prevendido 2,75 millones para verla.

“No me gusta, porque forma parte de una serie de peli?culas, series de televisio?n y contenidos que u?nicamente promueven un estereotipo”, dice la artista Rika Avaem.

Chico ata a chica

Avaem, originaria de Hong Kong, con una larga trayectoria como modelo, pra?cticamente, y difusora cultural de disciplinas ero?ticas como el Shibari, sen?ala: “podri?an preguntarme a mi? o a cualquier otro experto antes de rodar esas peli?culas. Aqui? en Hong Kong tenemos una serie muy similar. Siempre es un tipo rico que le paga a una chica pobre para dejarse atar y ella siempre termina enamorada de e?l, presa de una especie de Si?ndrome de Estocolmo”.

Inmersa en el Shibari desde 2016, Rika Avaem, imparte talleres de amarres ero?ticos, trabaja como modelo o bien como ejecutora de las ataduras para sesiones fotogra?ficas e incluso, imparte seminarios para introducir a otras personas a esta disciplina.

“Es curioso”, comenta, “porque la mayori?a de los interesados son hombres. No es complicado encontrar modelos que permitan ser atadas para una sesio?n fotogra?fica, pero si? para realizar un performance en vivo. Supongo que no a todos les gusta exponer abiertamente sus gustos en la cama. Yo no tengo problemas con nada, excepto con la lluvia dorada, porque es muy cansado tener que limpiarse al final (risas)”.

Atar es combatir

Aunque se ha relacionado al Shibari con el sexo, su origen dista mucho de ser lu?brico. La palabra en nipo?n, de hecho, significa llanamente atadura.

En realidad, tiene mucho ma?s que ver con la guerra. Se piensa que proviene del siglo XV en Japo?n, cuando los samura?is desarrollaron te?cnicas de inmovilizacio?n y tortura para sus prisioneros, a partir de atarlos con cuerdas fabricadas con fibras naturales. Ma?s tarde, se le relaciono? con el Hojo?jutsu, un arte marcial que consisti?a en someter al enemigo por medio de una cuerda.

Su llegada al mundo occidental –propia- mente a la cultura pop– hizo que el Shibari se convirtiera en una experiencia ero?tica que incluso, existe como etiqueta dentro de los sitios de oferta de contenido pornogra?fico. Sin embargo, para quienes lo practican au?n con tintes ritualistas, la formacio?n de los nudos encierra un significado mucho ma?s poe?tico y hasta filoso?fico, puesto que se trata de las sensaciones que provoca el roce de las cuerdas con la piel, adema?s de la cuidada y precisa elaboracio?n de los nudos.

La modelo expresa sentimientos con su cuerpo, sostienen sus practicantes, a trave?s de la inmovilizacio?n de sus extremidades.

Shibari LGBT+

Aunque usualmente se presenta a un hombre como parte dominante, que ata a una mujer, en realidad se trata de una disciplina que podri?a practicar cualquier persona, sin importar su preferencia sexual.

“Si un hombre gay se acerca a mi? para que lo ate, es porque quiere vivir la experiencia Shibari en carne propia, no porque e?l sea hombre o yo una mujer. El Shibari es para todos”, subraya Rika Avaem.

Au?n hay quienes se escandalizan con la idea de atar o ser atada.

Pese a su popularidad y su prestigio, Rika Avaem ha sufrido de censura. Una vez, cuenta, la duen?a de un salo?n de ballet en su natal Hong Kong le prohibio? impartir una conferencia sobre Shibari cuando se entero? de que realizari?a una demostracio?n en vivo. Desde su punto de vista, no era correcto –e incluso representari?a una apologi?a de la violencia– que una mujer fuera atada en su local.

Pero la censura ma?s absurda, considera, ha venido de las redes sociales.

“Hay ocasiones en las que no puedo pautar la publicidad de mis talleres sobre Shibari en Facebook, por las ima?genes que utilizo, aunque no contengan desnudos. ?Puedes creerlo? ?Face- book me impide darle mi dinero! Parece mentira que encuentre mucho ma?s apertura en Pornhub, para compartir mi trabajo”.

An?ade Rika Avaem que en realidad el Shibari puede o no involucrar sexo, erotismo o hasta pornografi?a. Hay quienes solo se interesan en la cara arti?stica de la disciplina. De su origen be?lico ya casi nadie se ocupa y otros, solo se acercan a e?l por moda.

Lo cierto es que au?n pocas personas, no podri?an arquear una ceja si se les propusiera atar o ser atadas. El Shibari es, eso si?, un gusto muy particular. Ni modo. Punto para Christian Grey.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUí nuestro ESPECIAL DE SEXO. ?Descárgalo GRATIS!
?QUé TEMA TE INTERESA?
精品国产三级在线播放,青青视频精品观看视频,国产亚洲精品俞拍视频