Nuestros sitios
Compartir

Sexo y Erotismo

Una orgía por zoom y otras historias de sexo en cuarentena

Por: Arturo Flores 08 Sep 2020
El poliamor dentro de un smartphone y una película porno filmada a través de Hangouts, son parte de las prácticas sexuales que proliferaron en la cuarentena, ?será a lo que tendremos que acostumbrarnos.
Una orgía por zoom y otras historias de sexo en cuarentena

Fotos de?Jaime Avila @elcualquiera

En la película Ojos bien cerrados, el personaje de Tom Cruise convence a un amigo para que comparta con él la contrase?a de acceso a una reunión secreta, en la que hombres y mujeres enmascarados participan en un ritual que termina en una orgía.

Así le sucedió a álvaro, un ingeniero de 42 a?os que, durante la jornada de Sana Distancia impuesta por las autoridades para frenar la expansión del Covid-19, participó en su primera fiesta sexual en Zoom.

En su caso no fue una ópera de Beethoven, como en el largometraje dirigido por Stanley Kubrick, la clave que le dio acceso, sino una combinación alfanumérica como la que la aplicación solicita a los más de 300 millones de usuarios en el mundo que se valen de Zoom, según escribió su Director Ejecutivo en el blog de la compa?ía, para acceder a una reunión virtual.

“Todo empezó porque un amigo me contó que asistiría a una fiesta sexual en una sala y le estuve preguntando si me podía invitar. Total que, un día me llamó y me dijo que sí”, cuenta álvaro.

Un jueves por la noche, se sirvió un whisky en las rocas y aprovechando que vive solo, se
permitió vivir la experiencia. Según relata, esperaba que hubiera –como pasa en la mayoría
de las fiestas– más hombres que mujeres y así fue.

En un principio, se habían conectado más de 30 personas, que se fueron yendo a medida que la
fiesta avanzaba, quedando alrededor de 36 participantes –tal vez 9 eran chicas, calcula– que
tenían entre 25 y sesenta y tantos a?os.

“Me llamó la atención que todos estábamos chupando, algunos se prendieron un porrito y habían los que hasta se metían unas rayas. Era un desmadre, hasta que el administrador silenció el micrófono de los participantes (una de las funciones que provee la plataforma) y empezó a organizar los juegos”.

Uno de ellos tenía que ver con beberse un trago, por más que la gente, que parecía no conocerse entre sí, ya estaba eufórica, y desnudarse delante de su webcam. Una vez que todos estuvimos sin ropa, tuvieron que mostrar al resto cuál era su mejor “virtud”.

En el caso de álvaro, ense?ó el piercing que lleva en el pene, lo que le valió que otro de los invitados a la fiesta comenzara a enviarle mensajes en el chat para iniciar una conversación en privado.

“Ahí fue donde me desconecté”, indica.

Para entonces habían transcurrido cerca de 50 minutos en los que hubo momentos cercanos a lo candente, como cuando una de las convocadas contó que fantaseaba con hacer un trío con su jefe y un compa?ero del trabajo.

Fue necesario que el anfitrión de la reunión silenciara todos los micrófonos para que la acelerada respiración de quienes se masturbaban delante de sus cámaras no interrumpiera el relato.

Una encuesta realizada por la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM) a casi?5.200 personas de 50 países entre el 1o y el 15 de abril, reveló que la masturbación fue la?actividad sexual más frecuente durante la cuarentena, tanto en los varones como en las?mujeres, informó ladiaria.com.uy

Su sana pornografía

La nueva normalidad, como se ha bautizado la manera en que el coronavirus ha doblegado
a la humanidad, obligándola a replantear sus conductas sociales, también ha afectado lo
sexual.

Para muestra, la película Sex addiction in the viral age (a coronavirus film), que el realizador Colin Rowntree dirigió durante las primeras semanas de la cuarentena global de manera remota.

Primero tallereó el guión con la escritora y protagonista Sicilia Ricci y posteriormente dio indicaciones a través de Skype al camarógrafo, un vecino de Ricci que en todo momento respetó la distancia social entre ambos. Finalmente, la película fue editada y colgada en la página de la productora Wasteland.

“Muchos de mis fans”, cuenta Ricci, “me dijeron que compraron la película para verla con
sus amantes, a la distancia. Eso les hizo más llevadera la cuarentena”.

Felices los cuatro

Si en la vida fuera del ciberespacio contar con uno, dos o más fuck friends ayudaba a paliar la soledad, la tecnología lo ha llevado al siguiente nivel. Pregunto a varios amigos y amigas si durante la cuarentena habían tenido sexting (envío de mensajes con contenido sexual) o sesiones de cibersexo con alguna o algunas otras personas. Por unanimidad respondieron que sí.

Pero una de las mejores historias es de Kevin, una colombiana que confiesa tener tres “amantes cibernéticos fijos”, un mexicano, un francés y un brasile?o, con quienes sostuvo candentes encuentros que incluían intercambio de fotografías y videos, dirty-talk en notas de voz y sesiones masturbación simultánea.

Pero pese a la diferencia de horarios y latitudes, un día la buscaron los tres al mismo tiempo. “Se me juntó la chamba”, recuerda entre risas, “desde ese día soy mas cuidadosa para que no suceda, porque sí me quería volver loca”.

Sin embargo, salió airosa de la misión y acabaron, como Maluma, felices los cuatro. A partir de este mes, volveremos a salir paulatinamente de nuestro encierro. Entre los cambios que la llamada Nueva Normalidad plantea, nuestras relaciones eróticas no podían ser la excepción. Tal vez nuestra nuevo lema sea: si nos organizamos, nos conectamos todos.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUí nuestro ESPECIAL DE SEXO. ?Descárgalo GRATIS!
?QUé TEMA TE INTERESA?
精品国产三级在线播放,青青视频精品观看视频,国产亚洲精品俞拍视频