Nuestros sitios
Compartir

Playboy se Lee

Mariana Iácono: Porta el VIH, es madre y activista

Por: Arturo Flores 30 Sep 2020
Se volvio? activista. Para ayudar a otras personas como ella, a las que por ser portadoras de VIH, tampoco les quisieran pasar el mate, les dieran un plato especial para comer o evitaran saludarlas de abrazo.
Mariana Iácono: Porta el VIH, es madre y activista

Se lo transmitieron mientras fue manipulada para tener relaciones sexuales sin proteccio?n; el hombre teni?a el conocimiento de estar enfermo. Pero eso no la detuvo para tener, por el me?todo tradicional, una hija perfectamente sana.

Después de hacer público que era seropositiva, ya no le queri?an pasar el mate. De acuerdo con el ritual, la yerba mate se ceba a la derecha. Pero a Mariana la habi?an saltado ya dos veces en el ci?rculo y no pareci?a que le fueran a ofrecer la bombilla.

“Le dije a la chica, quien no me lo daba, que me habi?a saltado y ella me respondio? que no se habi?a dado cuenta. Era blanqui?sima y despue?s de lo que le hice notar, se puso muy roja”.

Mariana Ia?cono es una activista argentina que vive con VIH. Se lo transmitio? a los 19 an?os, quien fuera su pareja sentimental. “Un hombre de 27 que –me cuenta en una videollamada desde su casa– sabi?a que era portador del virus cuando la manipulo? para que tuvieran relaciones sexuales sin preservativo”.

La joven penso? que moriri?a. Habi?a cai?do en un abismo de desesperacio?n del que solo le ayudari?a a salir la terapia.

Primero tuvo que entender que ser portadora del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida no necesariamente significaba que le hubieran dictado una sentencia de muerte.

No teni?a cura, es verdad. Pero el tratamiento con retrovirales le permitiri?a llevar una vida casi normal.

Incluso, pudo tener relaciones sexuales sin preservativo y convertirse en madre.

Carga viral indetectable

Se volvio? activista. Para ayudar a otras personas como ella, a las que por ser portadoras de VIH, tampoco les quisieran pasar el mate, les dieran un plato especial para comer o evitaran saludarlas de abrazo.

“Un poco de informacio?n cura la ignorancia”, sostiene. A Mariana lo que le sobra es preparacio?n. Es trabajadora social con orientacio?n en Pedagogi?a. Concluyo? un Profesorado en Historia y Ciencias Sociales, una Maestri?a en Comunicacio?n y Derechos Humanos, y mientras hablamos, cursa su Doctorado.

Eso no quita que su di?a a di?a sea distinto. Tambie?n toma tres pastillas diarias. Pero antes eran ma?s. Durante 15 an?os consumio? el mismo coctel de medicinas pero el me?dico decidio? ajustar la dosis para disminuir el dan?o en su hi?gado.

“La medicacio?n tiene consecuencias. No se? si vivire? 80 an?os, porque el virus tiene apenas 40 de haberse descubierto. Pero puede ser que si?. Las medicinas causan efectos como el envejecimiento prematuro, pero hasta el di?a de hoy, estoy bien”.

Sabe que mientras su carga viral se mantenga indetectable, puede mantener relaciones sexuales sin preservativo para embarazarse. De ahi? que ella y su marido, un brasilen?o que se llama Caio Mota a quien conocio? en un encuentro de activistas de ge?nero, tienen una hija perfectamente sana de an?o y medio.

La pequen?a juega muy cerca de Mariana mientras charlamos.

Activista y barra del Boca

Despue?s de su rompimiento con el hombre que le transmitio? deliberadamente el virus, porque ella lo escucho? confesar que cuando la obligo? a tener relaciones sin condo?n, sabi?a que estaba enfermo, Mariana Ia?cono intento? tener otras parejas sexuales.

“Hubo un hombre con el que sali? y luego de decirle que teni?a VIH ya no quiso acostarse conmigo, aunque obviamente nos i?bamos a proteger. Me dijo que me vei?a muy enganchada y que no era justo para mi?, que yo mereci?a a alguien que me quisiera bien. ?Pero de que? hablas, pibe! Si esto era una cita exclusivamente sexual!”.

El proceso de asimilacio?n que conllevo? el saberse portadora la convirtio? en feminista. Se empodero?. En la actualidad, Mariana trabaja como Coordinadora Nacional de la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH, adema?s de haber sido fundadora de La Red Argentina de Jo?venes y Adolescentes Positivos.

El diagno?stico la encamino? desde temprano al activismo social y de ahi? no se ha movido. Paralelamente, en su cuenta de Instagram se identifica como “aguante de Boca Juniors, bailadora y coleccionista de Playmobil”.

El mensaje entreli?neas es claro: su vida nunca se detuvo.

No te tengo que perdonar

No penso? asi? el hombre que le transmitio? el virus. El contagiador, como lo aludi?a ella en las entrevistas, se presento? en una ocasio?n para pedirle perdo?n. Dijo que el remordimiento lo carcomi?a porque le habi?a echado la vida a perder.

Entonces, Mariana habi?a participado en Pasio?n por la vida 2009. La primera campan?a de La Iniciativa de Medios Latinoamericanos sobre el SIDA (IMLAS) que buscaba fortalecer el compromiso al abordar la tema?tica del VIH.

La joven teni?a adema?s una agenda su?per apretada. Estaba por viajar a A?frica a participar en una conferencia.

“Le toque? el hombro y le dije a ese hombre que no necesitaba que me pidiera perdo?n. Yo no teni?a la vida cagada. Si no hubiera sido por el VIH igual y no estari?a haciendo lo que estaba haciendo y viajando a lugares que de otra forma no hubiera conocido. Vaya, ?antes ni siquiera sabi?a que existi?a la Repu?blica de Mali! Esa fue la u?ltima vez que lo vi”.

Entre el VIH y el coronavirus

El que si? interrumpio? sus planes, como lo hizo con el resto de nosotros, fue otro virus: el coronavirus. La pandemia de Covid-19 que azota al mundo en estos di?as, obligo? a Mariana Ia?cono a guardar un estricto confinamiento en Buenos Aires, porque independientemente de su buena salud, ser portadora de VIH la convierte en poblacio?n de riesgo.

De no haber sido asi?, en marzo hubiera volado a Ginebra, en mayo hubiera visitado la Ciudad de Me?xico y en julio se hubiera presentado en San Francisco. Noviembre le hubiera significado una parada en Pari?s. Todo para seguir esparciendo un mensaje de aceptacio?n hacia los portadores como ella, adema?s de la exigencia por encontrar una cura.

Algo muy similar a lo que sucede hoy di?a con el coronavirus.

De hecho, Mariana coincide en que algunas de las actitudes discriminatorias que en su momento sufrieron los primeros enfermos de Sida, se asemeja a lo que sucede con quienes adquieren el COVID-19 y los trabajadores de la salud que se exponen a un contagio.

“Ha sido como un renacimiento de la Serofobia –se queja– no pueden estar echando gente de su domicilio solo porque trabaja ahora en un hospital”.

Su conclusio?n es catego?rica. Hace falta informacio?n y empati?a.

“A los que tuvieron o tienen coronavirus los sen?alan como a quienes somos portadores de VIH. La gente dice de nosotros: la hija de Juanita se esta? muriendo y eso no es necesariamente cierto en ninguno de ambos casos”.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUí nuestro ESPECIAL DE SEXO. ?Descárgalo GRATIS!
?QUé TEMA TE INTERESA?
精品国产三级在线播放,青青视频精品观看视频,国产亚洲精品俞拍视频